Deblax

BENEFICIOS DE LA VITAMINA D El rol de la vitamina D y sus efectos no clásicos

¿QUÉ TAN FRECUENTE ES LA INSUFICIENCIA O DEFICIENCIA DE VITAMINA D EN COLOMBIA?

FISIOLOGÍA DE LA VITAMINA D

La forma más importante de vitamina D (colecalciferol o vitamina D3) se sintetiza en la piel a partir del 7-deshidrocolesterol, además de encontrarse en determinados alimentos. La vitamina D que se obtiene a partir de la síntesis cutánea o la dieta es biológicamente inactiva. Para su activación se requiere una primera hidroxilación hepática, con transformación en 25-hidroxivitamina D3 (25 (OH) D3).
La 25(OH)D3 requiere una segunda hidroxilación, fundamentalmente en el riñón, para ejercer sus efectos biológicos. La producción renal de 1,25(OH)2D3, se regula estrechamente mediante la hormona paratiroidea (PTH) y las concentraciones séricas de calcio y fósforo. La unión de la 1,25(OH)2D3 a su receptor situado en el núcleo celular, presente fundamentalmente en intestino delgado, riñón y hueso, entre otros tejidos, estimula la absorción intestinal de calcio y fósforo de la dieta.

REQUERIMIENTOS DE VITAMINA D NIVELES ÓPTIMOS

La 25(OH)D3 es el metabolito de la vitamina D que se utiliza para medir y evaluar el estado de la vitamina D de un paciente.

En la actualidad existe un intenso debate sobre cuáles son los niveles óptimos de vitamina D y la definición de su deficiencia.

Muchos autores coinciden en definir la deficiencia de vitamina D con niveles de 25(OH)D3 por debajo de los 20 ng/mL.

La insuficiencia de vitamina D se define por los niveles de 25(OH)D3 entre 21–29 ng/mL y los niveles óptimos son aquellos que se encuentran por encima de 30 ng/mL, siendo entre 40-60 ng/mL el rango preferido.

Dosis de 10.000 UI por día durante hasta 5 meses, no han causado toxicidad.

Cabe aclarar que la intoxicación por vitamina D es extremadamente infrecuente, pero puede ser causada por ingesta de dosis excesivamente altas.

Dosis mayores a 50.000 UI por día aumentan los niveles de 25(OH)D3 a más de 150 ng/mL y se asocian con hipercalcemia e hiperfosfatemia.

La intoxicación por vitamina D generalmente no ocurre sino con niveles de 25(OH)D3 mayores a 150 ng/mL.

EFECTOS NO CLÁSICOS DE LA VITAMINA D

El hecho de que la unión de la vitamina D a su receptos específico regule la transcripción de cerca de 200 genes implicados en la regulación del crecimiento y la maduración celulares, la inhibición del eje renina-angiotensina y la angiogénesis, la secreción de insulina y la sensibilidad a la misma, ha dado lugar a la hipótesis de que existe un potencial papel etiopatogénico en diversas enfermedades extraóseas. En este sentido, se han descrito asociaciones epidemológicas entre en déficit de vitamina D y determinadas neoplasias, diabetes, enfermedades autoinmunes y cardiovasculares, entre otras. Existe abundante evidencia que apoya el papel de la vitamina D sobre el sistema inmunitario, lo cual, a su vez, condicionaría un posible efecto en el desarrollo de enfermedades respiratorias.